VALPAX DT

4107 | Laboratorio RECALCINE

Descripción

Principio Activo: Clonazepam,
Acción Terapéutica: Anticonvulsivante

Composición

Cada comprimido dispersable contiene:
Valpax DT 0,50 mg
Clonazepam 0,5 mg
Excipientes: povidona, docusato de sodio, celulosa microcristalina, colorante D y C rojo Nº 27 laca alumínica, sorbitol, crospovidona, sacarina sódica, dióxido de silicio coloidal, esencia de menta polvo, esencia de guinda, almidón de maíz, talco, estearato de magnesio.

Valpax DT 1 mg
Clonazepam 1 mg
Excipientes: manitol CD, colorante D y C amarillo Nº10 laca alumínica, colorante FD y C amarillo Nº6 laca alumínica, esencia de menta polvo, esencia de naranja polvo, dióxido de silicio coloidal, laurilsulfato de sodio, crospovidona SF, sucralosa, talco, estearato de magnesio vegetal, almidón de maíz.

Valpax DT 2 mg
Clonazepam 2 mg
Excipientes: manitol CD, dióxido de silicio coloidal, laurilsulfato de sodio, crospovidona SF, sucralosa, talco, estearato de magnesio vegetal, colorante FD y C amarillo Nº6 laca alumínica, esencia de menta polvo, esencia de naranja polvo.

Presentación

Envases venta: 30 comprimidos dispersables.
Envases muestra médica: 2 comprimidos dispersables.

Indicaciones

Su uso está indicado, sólo o como coadyuvante, en el tratamiento de ciertos tipos de enfermedades epilépticas y de los ataques de pánico.

Dosificación

Dosis: El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiado a su caso particular, no obstante, la dosis usual recomendada es:
Dosis habitual en adultos:
Enfermedades epilépticas: Inicialmente, 0,5 mg tres veces al día, aumentando la dosificación en incrementos de 0,5 mg a 1 mg cada tres días, hasta que la crisis convulsivas estén controladas o hasta que los efectos secundarios impidan posteriores aumentos.
Nota: La dosis de mantención debe individualizarse, dependiendo de la respuesta de cada paciente. En general, suele ser suficiente una dosis de mantención de 3 – 6 mg diarios. Límite de prescripción en adultos: Hasta 20 mg diarios.
Ataques de pánico: Inicialmente, 0,25 mg dos veces al día, aumentando a 1 mg/día después de 3 días en la mayoría de los pacientes. No obstante, algunos pacientes pueden necesitar dosis más altas, hasta un máximo de 4 mg/día, en cuyo caso la dosis puede ser aumentada en incrementos de 0,125 – 0,25 mg dos veces al día cada 3 días hasta que la crisis de pánico sea controlada o los efectos secundarios impidan posteriores aumentos. Para reducir la incidencia de somnolencia diurna, la administración de una dosis al acostarse puede ser deseable. Límite de prescripción en adultos: Hasta 4 mg diarios.
Dosis pediátrica habitual:
Enfermedades epilépticas:
Lactantes y niños menores de 10 años de edad o con menos de 30 kg de peso corporal: Inicialmente, 0,01 a 0,03 mg/kg/día (fraccionados en dos o tres dosis), sin exceder los 0,05 mg/kg/día, aumentando la dosificación en no más de 0,25 a 0,5 mg cada tres días hasta alcanzar la dosis de mantención de 0,1 a 0,2 mg/kg/día o hasta que las crisis convulsivas estén controladas o los efectos secundarios impidan posteriores aumentos.
Nota: Si es posible, la dosis diaria debe fraccionarse en tres tomas iguales. Si la dosis no se divide en partes iguales, la dosis mayor debe ser administrada antes de acostarse.
Niños de 10 a 16 años de edad: La dosis inicial es de 1 – 1,5 mg/día, divididos en 2 ó 3 tomas. La dosis puede aumentarse en 0,25 – 0,5 mg cada 72 horas hasta que se alcance la dosis de mantención individual (generalmente, 3 – 6 mg/día).
Ataques de pánico: La seguridad y eficacia no han sido establecidas en pacientes menores de 18 años de edad.
Los pacientes geriátricos o debilitados, los niños o los pacientes con disfunción renal o hepática, o con albúmina sérica baja, deben recibir una dosificación inicial reducida, ya que en estos pacientes puede estar disminuida la eliminación de las benzodiazepinas, aumentando la incidencia de los efectos secundarios sobre el SNC tales como sobresedación, mareos o descoordinación. Las benzodiazepinas pueden suprimir la respiración, especialmente en ancianos, personas enfermas, niños pequeños y en pacientes con reserva pulmonar limitada, por lo tanto, se debe considerar la administración de dosis menores en este tipo de pacientes. Después de algún tiempo puede ser necesario un ajuste en la dosificación para recuperar la eficacia del clonazepam, puesto que después de pocos meses de tratamiento ( a menudo durante los 3 primeros meses) puede desarrollarse tolerancia al clonazepam. Cuando clonazepam se utiliza como sustituto de otro tratamiento anticonvulsivante, debe aumentarse su dosificación gradualmente al tiempo que la dosificación de la otra medicación se va disminuyendo gradualmente, con el objeto de mantener controladas las crisis convulsivas. Cuando el clonazepam se utiliza como coadyuvante de otro tratamiento anticonvulsivante, su dosificación debe aumentarse gradualmente hasta que la actividad epiléptica esté apropiadamente controlada y entonces, si es necesario, se puede ir disminuyendo gradualmente la dosis de la otra medicación.
Modo de empleo: Este medicamento se debe administrar por vía oral. Saque cuidadosamente el comprimido del blister y colóquelo sobre la lengua para su desintegración; no es necesario tomar agua. Los comprimidos dispersables se desintegran rápidamente en la boca, así que pueden ser fácilmente tragados con o sin agua. Tome las dosis a intervalos regulares. Es importante que no olvide ninguna dosis. Cumpla estrictamente el tratamiento; no use más cantidad, con mayor frecuencia ni durante más tiempo que lo prescrito por su médico. Si Ud. olvida una dosis, tómela inmediatamente si lo recuerda antes de transcurrida 1 hora. Si ha pasado más de 1 hora, descarte esta dosis y siga el esquema regular de dosificación. No duplique la dosis. Se debe consultar al médico antes de suspender la medicación después de un uso prolongado, ya que la interrupción del tratamiento debe hacerse mediante una reducción gradual de la dosificación.

Contraindicaciones

Si Ud. sufre alguna enfermedad, debe consultar al médico antes de ingerir este medicamento.
No usar en los siguientes casos: Enfermedad hepática, glaucoma de ángulo cerrado agudo, enfermedad pulmonar crónica grave, miastenia gravis, antecedentes de hipersensibilidad a las benzodiazepinas.

Reacciones Adversas

Si Ud. presenta alguna de las siguientes reacciones adversas mientras esté en tratamiento con este medicamento, acuda a un médico tan pronto como sea posible: Ansiedad; confusión; depresión mental; desorientación; agitación; cambios de humor o comportamiento agresivo; alucinaciones; hipotensión; debilidad muscular; erupción cutánea o picazón; escalofríos, fiebre, dolor de garganta; insomnio; movimientos incontrolados del cuerpo, incluyendo los ojos; hemorragias o hematomas no habituales; excitación, nerviosismo o irritabilidad no habituales; cansancio o debilidad no habituales (severo); pigmentación amarilla de la piel u ojos.
Las siguientes reacciones adversas indican un posible síndrome de abstinencia y requieren atención médica si aparecen después de suspender bruscamente la medicación: Irritabilidad; nerviosismo; problemas para dormir; calambres abdominales o estomacales; confusión; latidos cardíacos rápidos o palpitaciones; aumento del sentido de la audición; hipersensibilidad al tacto y al dolor; aumento de la sudoración; pérdida de la sensación de realidad; depresión mental; calambres musculares; náuseas o vómitos; sensibilidad de los ojos a la luz; sensaciones de hormigueo, quemazón o punzadas; temblores; delirio; convulsiones; síntomas paranoides (recelo y desconfianza); alucinaciones.
El uso de este medicamento puede producir los siguientes efectos adversos que normalmente no requieren atención médica, a menos que sean demasiado molestos o no desaparezcan durante el curso del tratamiento: Torpeza e inestabilidad; mareos o aturdimiento; somnolencia; forma de hablar confusa; calambres o dolor abdominal o estomacal; visión borrosa u otros cambios en la visión; cambios en el deseo o en la capacidad sexual; estreñimiento; diarrea; sequedad de la boca o aumento de la sed; falsa sensación de bienestar; dolor de cabeza; aumento de las secreciones bronquiales o salivación excesiva; espasmos musculares; náuseas o vómitos; dificultad para orinar; temblores; cansancio o debilidad no habituales.
Consulte a su médico si ocurre cualquier efecto adverso que no haya sido mencionado anteriormente.

iVademecum © 2016 - 2023.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play